baño perro

A mi perro no le gusta bañarse

Lo primero que debemos hacer es preguntarnos: ¿qué es lo que no le gusta a mi perro de bañarse? Se me ocurren varios ejemplos:

La manipulación

En este momento frotamos todas las partes de su cuerpo y puede que no le resulte cómodo en todas, os dejo una imagen de recuerdo sobre las partes más sensibles y menos sensibles de nuestro peludo.

TIP:

  • practicar esto fuera de la situación de “baño”. Pasa tu mano por todo su cuerpo, comenzando por las menos sensibles hasta las más sensibles (de tronco a cabeza , extremidades y cola).
  • Procura no frotar tus manos contra su cuerpo, sino MASAJEAR. Puedes hacerlo en círculos, de nuevo siguiendo el mismo recorrido que he indicado antes. De este modo conseguirás un masaje que mejorará su circulación y además le resultará mucho más relajante y menos activante que el “frotado” habitual.
  • EVITAMOS COGER AL PERRO EN BRAZOS, practica que “ENTRE” a la ducha o bañera por sus propios medios (facilítalo adecuando el entorno). Imagina que tienes un miedo terrible a viajar en avión y te ves obligada a volar. Imagina que alguien 10 veces más grande que tú te lleva en volandas hasta el avión sin que puedas hacer nada. ¿No será mejor que, a pesar del miedo, seas tú la que decide entrar?

El entorno

Si baño tras baño hemos asociado emociones negativas y un estado de excitación al cuarto de baño y a la bañera/ducha, seguramente no tenga plena confianza en ese lugar.

TIP: Prueba a darle de comer y a pasar ratos en calma en el cuarto de baño, sin hacer ninguna otra cosa. Puedes abrir el grifo y seguir con la comida e infundiendo calma, dejando que entre y salga y premiándole cuando decida entrar. Poco a poco empezará a asociar ese lugar a emociones más positivas y a niveles de energía más bajos.

El agua

No todos los perros disfrutan del contacto con el agua o de la sensación de sumergirse en ella. Hay peludos a los que les encanta sumergirse en charcos pero no les gusta la sensación de sentir un chorro de agua sobre su cuerpo.

TIPS:

  • Si tienes bañera, no dejes que el nivel sobrepase sus corvejones, que son los “talones” que puedes ver en sus patas traseras.
  • Es importante que el nivel de presión del agua de la alcachofa sea mínimo y que no dejes mucha distancia entre su piel y la alcachofa. Esto hará que la sensación sea más relajante en su piel.
  • Vigila la temperatura, ni muy alta ni muy baja.
  • También puedes positivizarle este momento poniendo una “licki mat” en los azulejos o en la bañera. El delicioso sabor de una latita le hará distraerse de aquello que no le gusta y al ser un juguete bastante duradero, os acompañará en gran parte del baño. Puedes encontrar estos productos en el siguiente enlace a Amazon.

Los olores

Aunque a nosotros nos parezcan agradables, los olores a perfume o a cítiricos resultan “asquerosos” o muy desgradables para nuestros peludos.

TIPS: Intenta usar productos inodoros y de buena calidad. NO EMPLEES PRODUCTOS PARA HUMANOS, nuestro pH es distinto al suyo y puedes ocasionar problemas de desequilibrio del pH en su piel, con el riesgo de que desarrolle alguna patología como la dermatitis.

El secado

Lo podríamos desglosar en dos estímulos: el viento y el sonido del secador.

TIPS:

  • Enciende el secador en otras estancias y sin acercárselo.
  • Dale comida mientras tanto.
  • Cuando dirijas el aire hacia él, trabaja con una temperatura o fría o templada, con una intensidad de secado baja.
  • Empieza por las zonas menos sensibles del animal (VER IMAGEN DEL MANIPULADO) y continúa por las más sensibles.
  • Si no lo tolera, seca con toalla cara y orejas.
  • NO JUEGUES A PERSEGUIRLE, lo que a ti te parece divertido a él le puede hacer sentir PAVOR.

Las texturas

Una ducha sin alfombra antideslizante puede suponer una superficie tremendamente desestabilizante cuando está mojada. Si no tenemos al alcance una alfombrilla te sugiero que pongas una toalla vieja, para evitar resbalones o la sensación de que puedan producirse.

Resumiendo

PARA TERMINAR:

Cada perro es diferente, si no le gusta este momento deberás tomártelo como un entrenamiento que comienza FUERA DE LA SITUACIÓN e ir trabajando cada elemento por separado. No es recomendable bañar a nuestros perros a menudo, sólo cuando verdaderamente lo necesitan, aunque os dejo una aproximación:

  • Perros de pelo largo: una vez cada cuatro semanas.
  • Perro de pelo medio: una vez entre cada cuatro y seis semanas.
  • Perros de pelo corto: una vez entre cada seis y ocho semanas.

ES MUY RECOMENDABLE LLEVAR A NUESTRO PELUDO A LA PELUQUERÍA, dependerá del tipo de pelo al menos 2 o 4 veces al año. ESTOS CONSEJOS SON PARA LOS BAÑOS DE MANTENIMIENTO. Aun así, si tu peludo lo pasa mal con el baño y el secado, un punto muy positivo en la peluquería es que te dejen estar con él para infundirle calma. NADIE LE CONOCE COMO TÚ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros posts sobre Educación de Cachorros:

perro mordiendo cuerda
Educación de cachorros

Mi cachorro muerde todo

Los cachorros usan su boca para: Explorar su entorno. Relacionarse con otros perros o con nosotros a través del juego o conductas afiliativas. Aliviar el

Ver post »

Si quieres que te ayude con la educación de tu perro, no dudes en contactar conmigo :)

¿Quieres aprender con contenido exclusivo?

¡Sígueme en Redes Sociales!

o apúntate a mi newsletter y al “Diario de Berta” :

Abrir chat Whatsapp
¡Hola! Soy Paula, La Perropeuta 👋
¿Necesitas que te eche una pata?
Pregúntame lo que quieras sin ningún tipo de compromiso, para eso estoy aquí 😊
Horario: L-V 9h a 20h / S: 10h a 13h